fbpx
Skip to content

Camino de Hierro: una ruta a pie por las vías del ferrocarril

Camino de Hierro

Hace 134 años, un 8 de diciembre de 1887, tenía lugar la inauguración de la línea de ferrocarril La Fuente de San Esteban (Salamanca) – Barca d’Alba (Portugal). Tras más de 90 años de servicio, la línea fue clausurada en los años ochenta del pasado siglo. En 2021 se abre nuevamente al público a través del Camino de Hierro.

En este artículo te invitamos a recorrer los últimos kilómetros en territorio español de aquella línea de ferrocarril: desde La Fregeneda hasta el muelle fluvial de Vega Terrón. Puentes suspendidos, desfiladeros imposibles, túneles infinitos, naturaleza en estado puro y paisajes únicos te esperan.

¡Bienvenid@ al Camino de Hierro!

Camino de Hierro. La ruta

La ruta a pie Camino de Hierro recorre los últimos 17 kilómetros en España de la línea de ferrocarril La Fuente de San Esteban – Barca d’Alba, y lo hace siguiendo el cauce del río Águeda; frontera natural entre España y Portugal.

El recorrido principal tiene una duración de 6 horas y pasa por los 20 túneles y los 10 puentes. Te dejamos algunas pinceladas de lo que encontrarás:

  • Túnel nº 1. Es el más largo del recorrido con más de 1’5 kilómetros de longitud.
  • Túnel nº 3. En este túnel el camino ofrece unos acompañantes de paseo muy especiales; en el centro hay una curva de 180º, nada de luz y una colonia de más de 12000 murciélagos (es una de las colonias más importantes de la península ibérica). Durante los periodos de cría, al principio del verano, el túnel está cerrado. Pero no te preocupes, hay un sendero alternativo.
Puente Poyo Valiente
Puente Poyo Valiente. ©Camino de Hierro
  • Puente Poyo Valiente. Es el único puente metálico curvo de Europa.
  • Puente de las Almas. El 2 de octubre de 1899 un accidente tuvo lugar en este puente: un tren de mercancías descarriló. Lo peculiar de aquel suceso es que el maquinista no era maquinista, el conductor no era conductor, los guardafrenos no eran guardafrenos y el tren llegó a ir a 140 km/h. ¿Qué podía salir mal?
  • Puente Arroyo del Lugar. Es el puente más alto y el que más dinero costó construir. Es de piedra en los estribos y de metal en el centro.
  • Puente Internacional. Justo en medio de este puente se encuentra la frontera entre España y Portugal. El día de la inauguración de la línea que une ambos países, una locomotora española y otra portuguesa se encontraron en el centro. Con ese beso se quiso simbolizar la unión de  la península ibérica.
Puente Internacional
Puente Internacional. ©Camino de Hierro

¿Quieres saber más sobre los puentes y túneles del Camino de Hierro, verdad? La mejor manera de conocer todos los secretos que esconden es hacerlo in situ, así que no lo dudes, reserva tu entrada.

Un recorrido único

La línea está considerada como un prodigio de la ingeniería industrial del siglo XIX. Sus 20 túneles; sus 10 puentes metálicos, algunos suspendidos y otros de la escuela de Eiffel, y la historia de la línea hicieron que, en el año 2000, fuese declarada Bien de Interés Cultural.

Además, su paso por el Parque Natural de Arribes del Duero, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO desde el año 2015, ofrecen la oportunidad de disfrutar de paisajes únicos en la península ibérica.

Información práctica

La entrada tan solo se puede conseguir a través de la web https://www.caminodehierro.es/reservas

Precio: La tarifa normal son 5€ y la reducida 4€ (estudiantes, jubilados, familia numerosa y grupos escolares). Para grupos (25-50 personas) con intérprete son 8€ y por libre 4€.

Una vez finalizado el recorrido, podrás tomar la lanzadera que te llevará al punto de partida. No olvides que, para poder coger ese transporte, debes conservar tu entrada.

¿Sabías que…?

  • Las obras de construcción de la línea comenzaron el 31 de agosto de 1883. A través del sonido de una bocina, que se hizo sonar desde la cima del monte Pingallo, se dio la orden de hacer estallar los primeros explosivos.
  • Debido a las características de la zona, la construcción de la línea fue especialmente difícil y dura en la comarca de las Arribes; los túneles tuvieron que abrirse con dinamita. En algunos lugares, 134 años después, aún son visibles las marcas de las explosiones.
  • Un trabajo peligroso, la ausencia de medidas de seguridad, la inexistencia de la tecnología de hoy día, la carencia de una infraestructura sanitaria y la existencia de epidemias (viruela, paludismo y tifus), llevaron a que muchos trabajadores perdieran la vida. El número de muertes fue tan alto que tuvieron que construir un nuevo cementerio en el municipio de La Fregeneda.

Foto destacada: Puente Morgado, Camino de Hierro.

Fuentes consultadas:

Leave a Reply

Your email address will not be published.

en_GBEnglish (UK)