Cómo está la situación con los toros en Salamanca

Un tema controversial al día de hoy

Las corridas de toro fueron en el pasado un elemento que identificó a España en el mundo entero. De hecho, las plazas de toros eran lugares de visita obligatoria por parte de los turistas y asistir a una corrida era algo que se estilaba siendo en aquel tiempo los precios de los billetes costosos en comparación a lo que se ganaba. Cuando se iba a la tienda de souvenirs se solía comprar la figurilla del toro de las cuales debe haber miles alrededor del mundo.

Con la llegada del nuevo milenio, arribó el animalismo el cual  fue un movimiento que lucho por los derechos de los animales, lo que hizo que en España se redujese el gusto en general por la tauromaquia. Incluso las protestas fueron muchas en toda España e hizo que se prohibiese la lidia taurina en Cataluña desde el año 2012.

¿Choque generacional?

Las generaciones de personas que están entre los 30 y 40 años suelen mostrar un desinterés por el tema, siendo las generaciones viejas donde más se encuentran partidarios de la lidia taurina y en los más jóvenes donde está la mayor oposición a tal práctica. En el debate por dicha cuestión se habla sobre si es arte o no y si realmente es una tradición que identifica a la España actual. A nivel geográfico también hay división, siendo el sur y la región Valenciana, donde la tradición persiste con celo y por otro lado, los centros industriales siendo un poco reticentes con la práctica.   

¿Y Salamanca?

En Salamanca la lidia de toros fue la práctica histórica a través de la cual giraban las ferias de la ciudad y con la que también se celebraron los vítores en el pasado y las noticias positivas que surgían en el momento. En el día de hoy, la fiesta aún está promovida por el ayuntamiento aunque su celebración se deja para sólo algunos días de feria en el mes de septiembre. La provincia de Salamanca posee una gran producción ganadera de lidia la cual se conoce popularmente como “Campo Charro”.  Las protestas contra la celebración de dichas corridas han contado con partidarios dentro de la ciudad y anualmente se pronuncian pero en general parece que los habitantes de la ciudad prefieren el status quo actual en el cual las corridas ya no se hacen de forma numerosa como en el pasado sino solo durante las ferias de la ciudad.

El futuro de las corridas es aún algo incierto ya que las nuevas generaciones terminarán dominando en el futuro la política, pero se sabe que no es un tema fácil de resolver ya que la prohibición llevará que la inversión en el sector ganadero se acabe y esto causaría el sacrificio de numerosas reses o por otro lado, el estado tendría que crear una partida para proteger a dichos animales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *